Capital del Reino de Marruecos desde 1912, es una ciudad elegante y tranquila que contrasta con su excitante pasado. Con espacios abiertos que dan al océano, Rabat es una ciudad muy agradable para disfrutar paseando al ritmo tranquilo de esta ciudad privilegiada.
Los puntos más importantes a visitar en esta ciudad son:
• ESSOUÏQA. La calle principal, muy animada, repleta en ambos lados de restaurantes y puestos de alimentación y bisutería. En la esquina con otra importante calle, Sidi Fatah, se encuentra la Mezquita de Mulay Sliman, su aspecto actual data casi por entero del siglo XIX . En Bab Chellah, tres arcos partidos señalan el emplazamiento de una antigua fuente meriní.
• LOS ZOCOS. Por supuesto, no hay que perderse: Souk el Sebat (tejidos, joyas) o Souk Tehti, donde se venden las apreciadísimas alfombras rabatíes.
• MAUSOLEO DE MOHAMED V. Se denomina de esta manera a todo el complejo de edificios que comprende al Mausoleo propiamente dicho. Obra maestra del arte tradicional marroquí, en madera pintada, estuco, mármol esculpido y bronce cincelado. En él se hallan las tumbas de Mohammed V y HassanII.
• PALACIO REAL «Dar el Makhzen». Espectacular conjunto de edificios de bella factura que alberga un palacio de construcción moderna, una gran mezquita y diversos edificios gubernamentales, en medio de grandes y arboladas avenidas.